martes, 21 de octubre de 2014

De un blog personal a Tras el Cristal, mis inicios en la blogosfera



Ha pasado tanto tiempo que ya ni siquiera recuerdo el día que empecé a bloguear. Seguramente todo empezó entre finales del 2006 y principios del 2007, cuando seguí la moda de la época de crearse un blog personal para hablar de mis gustos e historias.

Por aquel entonces la blogosfera era diferente, no escribíamos para intentar sacarle provecho a nuestras letras sino para abrirnos al mundo e ir conociendo a otros bloggers que también compartían en la red sus gustos y preocupaciones. Aunque he perdido el contacto con prácticamente todos los blogueros con los que hablaba por aquel entonces, para la posteridad quedarán iniciativas como la de "El Día Mundial de Comentar en Blogs", de la cual incluso llegaron a hacerse eco en La2, o la de los artistas apadrinados, que eran cantantes amateur que hacían sus pinitos en YouTube y que yo intentaba dar a conocer.



Poco a poco fui cansándome de hablar de mi mismo y empecé a hacerlo de otros temas que me interesaban. Fue así como mi blog fue llenándose de contenido relacionado con la ciencia, la música y la tecnología hasta que entre los años 2008 y 2009 pasó a llamarse Tras el Cristal, nombre que he querido recuperar con este nuevo inicio.

El nombre Tras el Cristal siempre me ha gustado por dos motivos, primero porque es el nombre de una canción de Cuatro Gatos, uno de mis grupos favoritos, y segundo porque me parece idóneo para representar que los lectores pueden acceder a lo que hay más allá del cristal de sus ventanas o sus ordenadores.

Supongo que acabaría cansándome del proyecto, pero el caso es que Tras el Cristal sufrió un enorme parón hasta que en el 2012 fue recuperado para convertirse en un nuevo blog de ciencia y tecnología. Este nuevo proyecto fue el primero en el que pude contar con la ayuda de otros redactores que me ayudaban a hablar más a fondo de diversos temas que nos interesaban a todos.


Desafortunadamente, a mediados de ese mismo 2012 el proyecto hizo aguas y acabó cerrando definitivamente. Fue una lástima, porque nos habíamos juntado unos cuantos con ganas de conseguir algo, pero lamentablemente me había topado con un problema con el que me las tendría que ver en más de una ocasión en otros proyectos: la falta de gente dispuesta a dar su tiempo para sacar adelante un proyecto sin más beneficio que el de compartir los temas que más nos gustan.

Un tiempo después la filosofía de Tras el Cristal se reencarnaría en otro proyecto bloguero, pero ya os hablaré de él en otra ocasión.

lunes, 20 de octubre de 2014

Hola mundo... otra vez.

Hace un par de meses intenté crear un nuevo blog personal con toda la ilusión del mundo, pero acabó siendo un fracaso absoluto.

Hoy, después de haberme creado una nueva cuenta de Gmail y haber reseteado mi presencia en Google+ con un nuevo perfil, he decidido que también sería buena idea volver a empezar de cero con un nuevo blog personal, a ver si tiene más suerte que el anterior.

El blog se llama Tras el Cristal, y en él encontraréis reflexiones sobre todos los temas que me gustan, que son unos cuantos.

Espero que os guste y que me deis una pequeña oportunidad (otra más) añadiéndome en vuestros lectores de feeds.